Cómo adaptar el plan de formación de tu empresa a la situación actual | IEFE Talent & Training

Cómo adaptar el plan de formación de tu empresa a la situación actual

Tanto el confinamiento como las diferentes fases del desconfinamiento, han afectado y seguirán afectando a la forma de trabajar de todas empresas, incluso aquellas acostumbradas a teletrabajar. Nadie estaba preparado para una crisis así, tampoco los planes de formación podían preverla. Pero sí puedes adaptarlos para que ayuden a mejorar o desarrollar las habilidades que se necesitan durante estos tiempos de confinamiento y para cuando termine.  

La formación es un instrumento para aumentar el compromiso del empleado con la empresa y, además, la hace más competitiva en el mercado. 

 

Pasos para adaptar tus planes de formación a los tiempos actuales 

Aunque los planes de formación se orientan a desarrollar habilidades que puedan necesitarse en el futuro, dada la situación actual, conviene acortar los plazos y enfocarse a qué tipo de formación se necesita ya mismoEsto implica que los objetivos formativos y los conocimientos adquiridos han de ser lo más prácticos posible. 

En la lista de habilidades, incluye todas las relacionadas con teletrabajo, como uso de programas específicos de comunicación online que les faciliten el contacto entre equipos. Además, conviene que incluyas también las blandas, como organización o creatividad para hacerles el trabajo más fácil. Piensa que los empleados se han visto obligados a cambiar la manera de relacionarse entre ellos, con los clientes y también con los proveedoresLos planes de formación han de ayudarles en este sentido tanto como en el personal porque el confinamiento también les afectará psicológicamente. 

Para elegir los cursos, hay que tener en cuenta los mismos elementos que si lo estuvieses creando desde cero: 

  • Los destinatarios marcarán el programa de la formación. Empieza por adaptar el plan para los empleados más perjudicados y se puede plantear una formación por etapas para cubrir los diferentes niveles de conocimiento de la plantilla. 
  • La modalidad solo puede ser online así que ten en cuenta el equipo que deberán tener los empleados en sus hogares. Las empresas acostumbradas al teletrabajo ya tendrán este punto solucionado, pero el resto pueden necesitar repartir material de soporte en otro formato, como el correo postal.  
  • La duración es mejor que sea corta y muy práctica porque hay que poder aplicar lo aprendido rápidamente. Además, hay que considerar los horarios y el tiempo que puedan dedicar a las clases los diferentes equipos, especialmente si son síncronas.  

Es importante mantener el contacto con los empleados y que vean tu interés por ayudarles en esta situación de crisis. Pídeles opinión y sugerencias para que la formación no sea una carga adicional. Así verán los cambios como algo positivo, demostrarás que te preocupas por ellos y lo agradecerán aún más dada la desconexión con la empresa que pueden sentir durante el confinamiento. 

La formación online es la que más facilidades ofrece para conciliar y, además, desarrolla habilidades digitales que pueden ser valiosas en cualquier momento. 

 

Cambios por el estado de alarma en la formación bonificada  

En la resolución de 15 de abril de 2020 del Servicio Público de Empleo Estatal, se establecen medidas extraordinarias para ayudar a las empresas en la formación de sus empleados. Para las acciones programadas para este año con cargo a su crédito de formación bonifica, por ejemplo, se considera la formación online como presencial a todos los efectos 

Esta medida afecta directamente a los planes que ya se habían comunicado y estaban en marcha porque la formación presencial debe trasladarse a un aula virtual. Además, las que aún no hayan empezado también pasarán a la modalidad de teleformación. 

Tienes todos los detalles de esta resolución en este post.

 

Planes de formación en actualización constante 

Uno de los muchos aprendizajes que podemos sacar del estado de alarma es que las empresas han de tener capacidad para adaptarse a los cambios y esto incluye a los responsables de RRHH. El plan de formación del año pasado ya no sirve, debe actualizarse para evolucionar al ritmo que demandan los trabajadores y la realidad que los rodea. Tras las primeras semanas de incertidumbre, es momento de preparar los planes que ayudarán a tu empresa a superar la crisis.